Consejos

🎈 A jugar y a guardar y a ordenar

A jugar, a guardar y a ordenar son las primeras palabras de una conocida canción infantil. Probablemente una de las mejores melodías para niños que se han inventado.

Suelen llegar a la vida de los más pequeños de la mano de guarderías y escuelas infantiles. Las profesoras la utilizan como una especie de método educativo para alentar a los pequeños en la tarea de recoger.

La cantinela dice: «A guardar, a guardar, cada cosa en su lugar, sin tirar, recoger, que después hay que volver. A guardar, a guardar, cada cosa en su lugar, sin romper, sin romper, que mañana hay que volver. A guardar, a guardar, cada cosa en su lugar, sin romper, sin tirar, que mañana que jugar»

¿Puede haber una letra más perfecta?

Si realmente estáis preocupados por el orden en vuestra casa. O sois una especie de padres Marie Kondo. Esta cantinela será algo que deberéis enseñar a vuestros hijos desde bien temprano.

Dicen los profesionales en pedagogía que la música tienen innumerables aplicaciones en el ámbito de la educación. Muchos profesores la utilizan para mejorar la motricidad, el habla e incluso la capacidad de concentración. En este caso su aplicación es lúdica, convierten el recoger en un juego y didáctica, instruyen a los niños en el que para poder volver a disfrutar hay que poner cada cosa en su lugar después de un tiempo de diversión.

Normalmente el hecho de guardar y ordenar tiene una clara implicación negativa que parece eliminarse con esta canción. El hecho de recoger viene de la mano del fin del momento de jugar y transformarlo en algo alegre e incluso entretenido es el truco.

a jugar y a gusrdar y a ordenar
a jugar y a gusrdar y a ordenar

🚀Es normal que a nuestros hijos les aburra el hecho de organizar y ordenar sus cosas más preciadas.

La idea es que nuestros niños le den la importancia debida al orden en sus vidas, empezando por las cosas que le son más preciadas a esas edades: sus juguetes.

Otras ideas similares a la de la canción «A guardar y a ordenar» pueden ser carreras cronometradas para ver en cuanto tiempo pueden llegar a dejar su cuarto listo y en estado de revista. O búsquedas del tesoro, en las que el objetivo sea guardar todo lo que no sea un determinado muñeco o peluche, hasta que este aparezca.

A mayores y como parte de la tarea de educarlos en un mundo en el que existen horarios y normas que se deben seguir, el orden adquiere si cabe aún mas importancia. El orden se convierte en el camino que lleva a todo lo demás.

Una buena manera de comenzar a enseñarles será facilitándoles la actividad en cuestión todo lo posible. Para ello podemos aplicar diferentes ideas organizativas que simplificarán cada paso de la tarea de recoger.

Que cada objeto tenga su lugar. La clasificación suele ser muy importante a la hora de hacer asequible el orden. Si el pequeño tiene claro en qué cajón, caja o armario va cada cosa, todo seguirá su curso y orden sin problema.

Si son más de un hermano cada uno tendrá su pequeño espacio propio. Es fundamental que el lugar de juego, por pequeño que sea esté dividido de alguna forma para que cada uno tenga su reino propio. Será más sencillo organizarlo de esa manera, cada cual tendrá clara su parcela y que se espera de él en ella.

De este modo, el propio niño será capaz de valorar si su espacio está o no ordenado.

🥁Tener espacios destinados al almacenamiento, a guardar y a ordenar y a nada más, puede ser determinante para mantenerlo todo recogido.

Estanterías para lo más bonito. Las estanterías no solo están destinadas a albergar libros, que también. En esos espacios y sobre todo a edades tan tempranas en las que se supone que aún no han acumulado una gran cantidad de volúmenes, puede ser un lugar perfecto de exposición.

Tener los juguetes en baldas a modo de vitrinas puede no solo ayudar con el orden sino también alentar su cuidado como un objeto preciado.

Frente a las estanterías para lo que se quiera enseñar tenemos la opción de los contenedores para el almacenamiento de todo lo demás. Si se poseen muchos juguetes por piezas o similares es una forma perfecta de acopiar y tener todo sin muchas complicaciones en un mismo recipiente.

Todos deben estar a una altura y posición que sean de fácil acceso. A su vez pueden ser etiquetados para ayudar y que los niños sepan dónde van algunos juguetes. Si el pequeño aún no sabe leer, puedes incluir fotos y símbolos.

Fechas clave. Una idea de lo más útil en lo que al orden se refiere es la relacionada con el reciclaje. Programar jornadas de reciclaje de juguetes puede ser determinante para que el orden establecido permanezca. Las mejores fechas suelen ir de la mano de momentos clave de acumulación de juguetes como cumpleaños o Navidades. Cuando se encuentren con nuevas distracciones a estrenar, serán más capaces de desprenderse de otras y hacer espacio para las nuevas.

Es una especie de rutina de limpieza y exterminio, camuflada por las fiestas y los regalos recién llegados.

 🍭No pongáis los juguetes más valorados en lugares a los que no pueda acceder el niño.

El último consejo o idea organizativa que tenemos desde Xestibaby es que les recuerdes o instruyas para que ordenen en su favor. No coloquéis en las alturas su muñeco favorito y si el contenedor/cajón es muy profundo lo ideal será que lo que más utilice esté lo más cercano a la superficie posible.

Las pautas y posibilidades en cuanto a orden y concierto son infinitas. Dependerán mucho del carácter de un hijo y por supuesto del espacio del que dispongáis. Intentad adaptaros a las circunstancias y como dice la canción «a jugar y a guardar cada cosa en su lugar»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *