Consejos,  Trámites

✅ Cómo no procrastinar y hacer las gestiones tras el nacimiento de tu hijo

Hoy toca hablar de organización y de cómo aplicarla a todas las gestiones tras el nacimiento de tu hijo.

Empecemos por una pequeña definición de la palabra ORGANIZAR «prepararse con los medios adecuados para un fin determinado»

Parece sencillo ¿verdad?

Entonces, ¿por qué como padres y en resumidas cuentas en la vida en general las cosas no funcionan así? Pues básicamente porque procrastinar es algo que nos representa como seres humanos imperfectos. Posponer tareas, deberes y responsabilidades por otras actividades como ordenar los calcetines por colores o las sartenes por tamaños forma parte de las excusas de nuestro día a día. Trabajar, al menos en apariencia, en cualquier cosa menos en la que deberíamos.

No hace mucho tiempo, el New York Times decía al respecto, que procrastinar no era sinónimo de holgazanería sino más bien una manera de enfrentar las emociones desafiantes y los estados de ánimo negativos generados por ciertas tareas: aburrimiento, ansiedad, inseguridad, frustración, resentimiento y más.

Visto de esta manera la procrastinación se convierte en un problema de regulación de emociones y no en un problema de gestión del tiempo.

Al fin y al cabo es solo nuestro cerebro evitando tareas y buscando en su lugar una pequeña recompensa instantánea.

Y en una situación tan estresante y con tantas tareas pendientes (agradables y desagradables) como la reciente paternidad. ¿Cómo podemos evitar procrastinar y centrarnos en hacer las gestiones necesarias tras el nacimiento?

Pues con cabeza, buen hacer y unos cuantos trucos que Xestibaby trae hoy para ti.

Trucos y consejos para hacer sin dilación las gestiones administrativas tras el nacimiento de tu hijo.

  1. Da un pequeño paso. Nuestra primea recomendación parece un poco obvia a simple vista e incluso algo ingenua. Pero la vida funciona exactamente así a pequeños pasos.

Comienza, por ejemplo, comprando una carpeta para guardar toda la documentación que necesitarás para conseguir el certificado de nacimiento (que por fuerza será tu primera parada). O haciendo unas cuantas fotocopias de los DNI de ambos.

Cualquiera de las tareas anteriores no te llevará más que unos pocos minutos en una papelería y con tan poco ya habrás marcado el inicio de tus trámites administrativos.

  1. Mentalízate. Toma la decisión y establece el objetivo. Los seres humanos somos muy dados al enfoque y si algo no está directamente en nuestro punto de mira tendemos a olvidarlo o apartarlo como algo superfluo y evitable.

Las gestiones tras el nacimiento de tu hijo no son nada de eso y una manera de ponerte a ello es tan sencillo como tomar la decisión consciente de hacerlo.

Ya hemos hablado en alguna otra ocasión de esa parte del cerebro conocida como RAS que tiene el poder de centrarte como ninguna otra.

Antes de dormirte retén ese pensamiento, esa labor que tienes por delante y seguro que a la mañana siguiente todo estará alineado a tu favor.

  1. Haz un pequeño calendario. Si de verdad, de verdad de la buena, estás procrastinando demasiado el ponerte con el papeleo de tu bebé, es hora de hacerte un calendario o un pequeño horario. Programar, aunque parezca ridículo, pone en marcha muchos procesos subconscientes que te animarán a hacer lo que tengas en pendientes.

Lo importante en este caso es organizarse y hacerlo con la suficiente cabeza para que tu lista de tareas sea compatible con tu tiempo y no un absoluto imposible.

La organización y la programación del tiempo son vitales para ponerse en marcha.

  1. Aprende a decir NO. No dejes que te distraigan.

Unos padres recientes tienen miles de actividades en el tintero y a la vez miles de peticiones. Todo el mundo querrá conocer al nuevo miembro de la familia y ocupar tu tiempo, mañana, tarde, día y noche.

Decir que no está en tus manos. Si has programado acudir a la oficina de la Seguridad Social un martes por la mañana no dejes de hacerlo porque es el día que la tía Gertrudis te ha llamado para ir a ver al niño.

  1. Trocea las tareas. Divide y vencerás.

El desmenuzar un asunto en varios es uno de los métodos más conocidos y populares cuando se habla de gestión del tiempo. Convierte tu objetivo por grande que sea en algo mucho más viable, pequeño y asequible. Es una forma fácil de motivar y de ver la luz al final del túnel administrativo.

  1. Céntrate en tus prioridades. Tu prioridad en este momento es hacer las gestiones tras el nacimiento de tu hijo y sacártelas de en medio. Piénsalo bien, focaliza y dedica un par de días a hacerlo.
  2. Encuentra tu momento energético. Gestiona tu tiempo. Llevamos hablando de gestión del tiempo desde el primer consejo, pero en este caso cabe hacer una puntualización. No estamos hablando de dedicar horas y minutos sino de encontrar qué horas y minutos son los que más energía concentran en tu día a día. Hay gente que no es capaz de madrugar, otra para la que los lunes son sinónimo de infierno y así podríamos seguir largo y tendido.

Es solo cuestión de pensar cual es el día y el momento del día más positivo y con más empuje para ti y dejar tu tarea para ese instante exacto.

  1. Un premio al final del camino. Creo que este es nuestro consejo favorito y será también el tuyo de los 9 que traemos hoy. Date un capricho y que ese capricho determine tus ganas. Una buena recompensa en forma de café y cruasán o ese libro que tanto te apetecía puede ser el aliciente que necesitabas para comenzar a moverte.
  2. Utiliza una lista y un mapa si hace falta. Y en último lugar, una guía de tareas. Si organizas y preparas cada paso de tu andanza de administración en administración, es probable que consigas hacerlo en menos tiempo y de una manera mucho más eficaz. Programa e investiga que necesitarás en cada oficina, dónde están y si te viene mejor seguir un orden determinado.

 

Y hasta aquí nuestros trucos y nuestras motivaciones para que consigas encontrar las fuerzas y la motivación para no procrastinar y hacer las gestiones tras el nacimiento de tu hijo.

Y recuerda que si no lo consigues Xestibaby está AQUI para hacerlo por ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *