Consejos,  Regalos

Qué juguetes regalar tras el nacimiento

Ya hemos comentado en otras ocasiones en entradas del blog de Xestibaby, que regalar mucho y regalar sin sentido tras el nacimiento de un hijo, no beneficia a nadie. En muchas ocasiones es igual que si tirásemos con el dinero, ya que esos regalos al azar, comprados con prisas o sin saber, no suelen hacer más que ocupar espacio.

Si queremos ser concienzudos y hacer las cosas bien estos consejos pueden ayudarnos:

Edad. Si hay algo relevante a la hora de elegir con acierto, ese algo, es la edad. Es evidente que no es lo mismo regalar a un recién nacido que a un niño de 6, 12 o 18 meses. Los bebés están desarrollando agarre, motricidad, vista y un sinfín de facultades que no serán las mismas con una edad que con otra y que serán la clave para que pueda usar el juguete o no.

La edad es un factor que va ligado estrechamente con la seguridad. Es algo con lo que los fabricantes suelen tener mucho cuidado y que se especifica en letras grandes en etiquetas y cajas. En este caso no debemos cometer el error de no fijarnos en ese detalle.

Para qué sirven. Si nos ponemos a investigar de forma general es muy posible que nos abrume la gran oferta existente. Es preferible acotar la búsqueda centrándonos en características específicas.

Hay juguetes que sirven para estimular la vista, como los móviles de cuna o la decoración de su habitación o entorno. Los clásicos sonajeros para el oído o los peluches de agarre para el desarrollo psicomotor.

 👌 Así, focalizando en su utilidad, será más fácil acertar en el regalo por su nacimiento.

Los juguetes de las primeras etapas ayudarán a tu hijo a conocer el mundo en el que viven y más concretamente su entorno, descubriendo texturas y formas.

Otro punto a tener en cuenta cuando escojamos son las características del juguete en cuestión.

Existen los juguetes de aprendizaje temprano, que serían los indicados para las primeras semanas específicamente. Están basados en la música y el movimiento y suelen dar consuelo o entretener.

Por otra parte, están los juguetes de apego, que pueden ser desde un peluche a una manta. Este tipo de objetos están más vinculados al sentimiento dando placer y seguridad al bebé. Sus funciones psicológicas son determinantes y pueden llegar ofrecer un apoyo importante en etapas de transición o cambio. Debemos ser conscientes de que forman parte del proceso de crecimiento y maduración y no privarlos de ellos.

Y por último los juguetes sensoriales que vendrían a ser todos aquellos que se centran en estimular alguno de los 5 sentidos. El para qué sirven está ligado directamente con esta categoría.

Una vez analizado el mercado es momento de elegir.

A continuación, los 7 TIPOS disponibles:

Móviles de cuna: Son juguetes muy versátiles y hoy por hoy los hay de muchas temáticas y diseños diferentes. Dan consuelo, entretenimiento y ayudan sobre todo al desarrollo de la focalización de la mirada. Los recién nacidos pasan casi todo su tiempo tumbados y tener algo llamativo en lo que centrar sus ojos ayuda a estimular ese sentido.

Mordedores: Al igual que los sonajeros su función es doble. La principal en este caso, aliviar el dolor de encías. La secundaria activar la motricidad del agarre.

Peluches: Como ya comentábamos antes los juguetes de apego son muy relevantes y los peluches, mantas o cojines de semillas los más populares.

🦄 Su peluche como compañero inseparable desde su nacimiento.

Mantas y barras de actividades: Si quieres cambiar al bebé de zona y darle otra manera de contemplar el mundo, las mantas de actividades son la mar de entretenidas. Desde su posición en el suelo facilitan que el niño pueda extenderse y alcanzar más cosas tanto con manos como con pies. Las barras suelen utilizarse en la barandilla de la cuna, pero también puede servir para el asa de la silla de paseo.

Sonajeros: Este juguete está indicado para el sentido del oído y para el entretenimiento. Como ya dijimos tiene esa segunda versión como juguete de agarre.

Espejos y libros blandos: Los espejos reflejan la luz y aunque para nosotros como adultos pueda parecer algo más que evidente, para los niños es toda una fuente de diversión. Aunque el bebé no tenga noción de sí mismo si servirá para ayudarle a descubrir y coordinar movimientos.

Los libros blandos suelen ser muy llamativos y un excelente primer juguete. Les ayuda a descubrir texturas, colores y tienen ese tinte educativo que tanto gusta a padres y madres.

Lámparas de luz: Este es uno de esos regalos estrella que pueden tomar mil formas. Existen móviles con lámparas de luz incorporados, el clásico planetario fluorescente hecho de pegatinas para poner en el techo, o la sencilla lámpara de mesilla que gira proyectando formas en las paredes.

Las lámparas ayudan porque hacen compañía, de ahí que existan unas llamadas «quita miedos» a la vez que relajan al bebé en sus horas de sueño. Ayudan a crear un ambiente mágico ideal para el descanso.

Sed conscientes al comprarlas que su función es la de tranquilizar y por lo tanto deben tener una luminosidad cálida y baja que la fomente.

💡 La iluminación suave le ayudará para poder dormir.

Un detalle no menor, que no hemos mencionado, es el precio del juguete. Hoy en día con la variedad de mercado y la competencia, no os costará encontrar algo ajustado al precio que estáis decididos a gastaros y que cumpla con todos los requisitos necesarios para dar en el clavo con vuestra elección para honrar ese nuevo nacimiento.

Como último consejo solo nos queda deciros que, en caso de duda, siempre, es mejor preguntar. Los padres agradecerán que hayáis tenido esa consideración hacia ellos y os garantizará el acierto con la compra. Muchas veces llenamos de obsequios a recién nacidos con la mejor de las intenciones y finalmente lo único que logramos es llenar la casa de los nuevos padres de objetos que terminarán por descartar.

Y básicamente eso es todo. ¡Ahora sólo queda hacer una buena compra!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *