Consejos,  Trámites

Trámites por el nacimiento de un hijo y nuevos hábitos

La llegada de un nuevo miembro a la familia trae muchas, pero que muchas novedades entre las que destacan el tener que hacer todo el papeleo y trámites por el nacimiento de un hijo y una serie de nuevos hábitos de lo más sorprendentes.

Empecemos por los nuevos hábitos. Por aquello de la sorpresa ^_^

La falta de sueño y el volver a casa a horas determinadas, marcadas con precisión británica, quizás son los nuevos hábitos más conocidos por ser los más típicos para el que lo vive desde fuera. Y porque un hambriento bebé llorando es visible/audible a una manzana a la redonda.

Pero para unos nuevos padres la miríada de cambios y rutinas inesperadas suelen ir más allá de eso y ser toda una sorpresa.

Ir equipado como si fueras a subir al Himalaya. De pronto eso de comprobar «llaves, cartera y móvil» no es ni mínimamente suficiente para poder salir por la puerta de tu casa. Necesitarás llevar una bolsa de un tamaño considerable en la que albergarás todo lo que pueda pasársete por la imaginación. Pañales y toallitas, un juguete alternativo, una crema suavecita, otro juguete de «por si acaso», una muda de ropa, otra crema, pero para los golpes y así suma y sigue…

Convertirte en nutricionista profesional. Lo sabrás todo sobre leches, calcio y cereales. A mayores te convertirás en el enemigo número uno de todo aquel que ose ofrecer cualquier tipo de comida a tu hijo. Tu sabes cuando puede empezar a comer fresas, ese trozo de pan o los ¡tan temibles gusanitos! Y los años de sabiduría y experiencia de familiares y amigos a tu alrededor te serán indiferentes.

🍍 Hasta los seis meses ¡ni una pieza de fruta! 🍍

Todos los niños podrían ser el tuyo. Ser padre te convierte en una persona empática casi por defecto. Cada vez que veas a un niño sufrir, ya sea en televisión, literatura o en la vida misma, no podrás evitar poner en su lugar a tu propio hijo y compadecerte de él casi hasta las lágrimas.

Cantarás. Lo hicieras antes o no, ahora es un imprescindible. Si no cantas a la hora de acostar al bebé, lo harás en la hora del baño o para distraerlo mientras come. Pero de una forma u otra las sintonías de los dibujos animados y similares se convertirán en tu y su nueva Banda Sonora.

¿Asco yo? Si alguna vez fuiste una persona escrupulosa, no tengas miedo, dejarás de serlo. Cualquier tipo de líquido o similar que venga de un hijo tuyo será tolerado en mayor o menor medida. Es tu responsabilidad y sabrás a ciencia cierta que hay que tratar con lo que venga.

Serás un ninja. El silencio será tu nuevo mejor amigo y lo valorarás por encima de todas las cosas. Conseguirás salir de habitaciones y cerrar puertas sin hacer el más mínimo ruido y caminarás de puntillas como un bailarín de mismísimo ballet ruso para evitar crujidos y chirríos.

El temor a la falta de ruido. Como ser padres es un mundo lleno de contrariedades, adorarás el silencio, pero también lo temerás. Si un niño está despierto y no hace ruido ¡Corre! Puede estar intentando escalar la cuna o comiéndose la funda de la almohada. Cualquier aventura es válida si la provoca un silencio.

Que venga Marie Kondo y lo solucione. Si antes del nacimiento eras una persona ordenada es bastante probable que durante una temporada dejes de serlo. La falta de tiempo, la adaptación y el millón de juguetes y trastos nuevos harán inviable que cada cosa esté en su lugar. Ni la mismísima Marie Kondo tirando todo lo que no te hace feliz conseguirá que tu casa no parezca un campo de batalla.

Ni Marie Kondo ni Mary Poppins podrán poner remedio al nuevo caos.

Sentido del olfato. Control de residuos. Parecerá que perteneces a algún equipo anti contaminación o similar. Tu sentido del olfato se desarrollará en lo que respecta al nuevo miembro de la familia al nivel de mejor de los sabuesos. A la par recuerda lo que te decimos, bajarás la basura un mínimo de tres veces al día.

Olvido. Si en algún momento fuiste ese ser humano al que no se le pasaba ni una dejarás de serlo sin remedio. Tu foco de atención como ya hemos mencionado en puntos anteriores solo y exclusivamente estará puesto sobre una persona y el resto pasará a un segundo plano del cual podrás prescindir sin remordimientos.

Y por último toca hablar de las ya mencionadas gestiones y trámites por el nacimiento:

Las 12 pruebas de Asterix. Te verás inmerso en el juego de la burocracia y la administración pública. De pronto tendrás que resolver todo el papeleo del niño en un tiempo récord. Empadronamiento, certificado y partida de nacimiento y un sinfín de trámites por el nacimiento de tu hijo, que como al bueno de Asterix en su prueba más desastrosa te llevarán de aquí para allá en una auténtica vorágine.

🏡 «La casa que enloquece» la prueba burocrática más difícil de Asterix.

Si quieres ahorrarte, al menos lo anterior, acuérdate de Xestibaby. Nosotros hacemos los trámites administrativos del nacimiento del bebé y te evitamos, colas, esperas y estrés. ¡Sáltate las gestiones y la burocracia!

Supera esta primera etapa, llena de los suficientes hábitos nuevos como para volveros locos, sin engorros y con todas las facilidades que estén a tu alcance evitando el peregrinaje de oficina en oficina.

Regalaos el tiempo que merecéis. Ese tiempo vuestro y sobre todo de vuestro hijo para ponerlo todo patas arriba.

Que tus papeles los gestionen otros.

Así nueve meses y un día después podrás dedicar toda tu atención a lo más importante, el nacimiento de tu hijo y todas las novedades que acompañan a la paternidad.

¡Que de los documentos para empadronarse y del registro civil se ocupen otros!

Lucha por tu derecho al tiempo, a ser feliz y comienza contando con un servicio a tu medida en este momento de cambio. Un servicio flexible que se adapta a ti y a tus nuevas necesidades familiares, a tus horarios y obligaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *